#3269 – Proyecto Blue Book

Dirígite al link que esta a continuación para ver la película, serie o documental.

https://www.netflix.com/

Origen del proyecto

Los estudios de ovnis de la U.S. Air Force (Fuerza Aérea) se iniciaron por primera vez bajo el nombre “Proyecto Sign” a fines de 1947, luego de muchos informes de ovnis ampliamente populares en esa época como: el avistamiento de los platillos voladores de Kenneth Arnold y el de una nave alienígena que se había estrellado en Roswell, Nuevo México.

*Nota del investigador: caso #1247 – Los Primeros Platillos Voladores (Kenneth Arnold), caso – #2080 Incidente de Roswell.

El Proyecto Sign se inició específicamente a pedido del general Nathan Twining, jefe del Comando de Material de la Fuerza Aérea en la Base Wright-Patterson. El general Twining quería descubrir la verdad detrás de los avistamiento de OVNIS que públicamente se hacían famosos. Su objetivo era recopilar, evaluar y distribuir toda la información relacionada con los avistamientos para saber si podrían representar un problema de seguridad nacional. Su mayor preocupación era que los avistamientos podrían ser naves o armas secretas soviéticas.

Proyecto Sign no fue oficialmente concluyente con respecto a la causa de los avistamientos sino las consecuencias que estos pudieran tener. Sin embargo, según el Capitán de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Edward J. Ruppelt, primer director del Proyecto Blue Book, la recapitulación de inteligencia inicial del Proyecto Sign concluyó que los platillos voladores eran reales, no fueron fabricados ni por la Unión Soviética ni por los Estados Unidos, y que muy probablemente fueran de origen extraterrestre.

El Proyecto Sign fue sucedido a fines de 1948 por “Proyecto Grudge”, que fue criticado por tener un mandato de desacreditación. Ruppelt se refirió a la era del Proyecto Grudge como la “edad oscura” de las primeras investigaciones de ovnis de la Fuerza Aérea. Grudge concluyó que todos los ovnis eran fenómenos naturales u otras malas interpretaciones, aunque también afirmó que el 23 por ciento de los informes no se podían explicar.

Proyecto Blue Book

El nuevo nombre, Blue Book, se seleccionó en 1952 para hacer referencia a los folletos azules que se utilizan para las pruebas en algunos colegios y universidades. El nombre se inspiró, dijo Ruppelt, en la gran atención que los oficiales de alto rango estaban prestando al nuevo proyecto; se sentía como si el estudio de los ovnis fuera tan importante como un examen universitario.

Blue Book, así como el Proyecto Sign, tuvo sede en la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson, Ohio, teniendo a Ruppelt como el primer responsable y jefe del proyecto. Él era un aviador experimentado, había sido condecorado por sus esfuerzos con el Cuerpo Aéreo del Ejército durante la Segunda Guerra Mundial y luego obtuvo un título en aeronáutica. Acuñó oficialmente el término “Unidentified Flying Object – UFO” (Objeto Volador No Identificado – OVNI) pensando que era un término más neutral y preciso, a comparación de otros términos un tanto “vagos” como platillo volador o disco volador que los militares usado previamente.

Ruppelt dejó Blue Book en febrero de 1953 y escribió el libro “The Report on Unidentified Flying Objects”, que describía el estudio de los ovnis por la Fuerza Aérea mientras él estuvo a cargo. El científico y profesor de ciencias naturales en la Universidad de Michigan, Michael D. Swords, en una de sus publicaciones académicas escribió que Ruppelt lideraba un digno y genuino esfuerzo para analizar los avistamiento OVNIS.

Blue Book del Panel Robertson

En julio de 1953, después de una acumulación de cientos de avistamientos en los meses anteriores, se observaron una serie de detecciones de radar coincidentes con avistamientos visuales cerca del Aeropuerto Nacional en Washington, DC.

*Nota del investigador: caso #3258 – Incidente UFO de Washington, D.C.

Después de mucha publicidad, estos avistamientos llevaron a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a establecer un panel de científicos encabezado por el físico del Instituto de Tecnología de California, el Dr. H. P. Robertson. Este panel también incluía a varios físicos, meteorólogos, ingenieros y astrónomos. El Panel de Robertson se reunió por primera vez el 14 de agosto de 1953 para formular una respuesta al abrumador interés público por los ovnis.

El proyecto Blue Book bajo la supervisión del Panel Robertson tuvo como objetivo controlar la opinión pública a través de un programa de propaganda oficial y espionaje. Enfatizaron que los informes OVNI de bajo grado y no verificables estaban sobrecargando los canales de inteligencia, con el riesgo de pasar por alto una amenaza convencional genuina para los EE. UU. Su campaña era la desacreditación de avistamiento para disminuir el interés público. Sugirieron denigrar los avistamiento y la creencia de presencia extraterrestre en nuestro planeta a través de los medios de comunicación, incluyendo producciones de Disney, uso de psicólogos, astrónomos y celebridades.

Como consecuencia inmediata de las acciones del Panel Robertson, en febrero de 1954, la Fuerza Aérea emitió la Regulación 200-2, ordenando a los oficiales de la base aérea que no discutieran los casos sin resolver para mantenerlos fuera del ojo público.

Blue Book después de Robertson

En marzo de 1954, el capitán Charles Hardin fue nombrado director del Blue Book; sin embargo, Hardin siempre tuvo el mínimo intereses sobre los avistamientos extraterrestres y en varias ocasiones hizo saber públicamente su descontento con el puesto. Para él, el tema sobre la ufología era sumamente aburrido y cualquiera que estuviese interesado en los ovnis estaba loco.

En 1955, Charles Hardin había decidido que el objetivo de Blue Book no debería ser investigar los informes de ovnis, sino minimizar el número de informes de ovnis no identificados. A finales de 1956, el número de reportes de avistamientos y que luego eran considerados como “no identificados” había caído del 25% de la era Ruppelt a menos del 1%.

El capitán George T. Gregory asumió el cargo de director de Blue Book a partir de 1957. Gregory llevó a Blue Book en una dirección anti-OVNI aún más firme que la del apático Hardin.  De hecho, en realidad hubo poca o ninguna investigación de los informes OVNI y enfatizó que los informes de ovnis inexplicables debían de reducirse al mínimo.

Una forma en que Gregory redujo el número de ovnis inexplicables fue mediante una simple reclasificación. Los “casos posible” se convirtieron en “probables” y los casos “probables” se elevaron a certezas. Según esta lógica, un posible avistamiento OVNI se convirtió en un probable OVNI, mientras que un probable OVNI se declaraba rotundamente como un avión mal identificado. Del mismo modo, si un testigo informaba la observación de un objeto inusual parecido a un globo, Blue Book generalmente lo clasificaba como un globo sin investigación alguna. Estos procedimientos se convirtieron en estándar para la mayoría de los informes.

Blue Book del Mayor Friend y el Mayor Quintanilla

El teniente coronel Robert J. Friend fue nombrado director de Blue Book en 1958. Friend hizo algunos intentos de revertir la dirección que había tomado el proyecto con su antecesor. Pero los esfuerzos de Friend para actualizar los archivos y catalogar los avistamientos de acuerdo con varias observaciones se vieron frustradas por la falta de financiación y asistencia.

En 1960, hubo audiencias en el Congreso de los Estados Unidos con respecto a avistamientos OVNIS que iban en aumento. El grupo civil de investigación sobre ufología conocido como “NICAP”, National Investigations Committee on Aerial Phenomena (Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos), había acusado públicamente a Blue Book de encubrir evidencia OVNI. Estas acusaciones llegaron a ser escuchadas por el Congreso de los Estados Unidos y el Proyecto Blue Book fue investigado por el gobierno y la CIA, encontraron que la mayoría de los reportes eran desechados sin previa investigación y casi nunca atendían a un llamado de avistamiento. Como respuesta a esto, el Congreso decidió restructurar el proyecto y aumentar el presupuesto de Blue Book, pero en 1963 Friend fue transferido de Blue Book por falta de compromiso al proyecto, él pensaba que Blue Book era inútil y debería disolverse

En agosto de 1963 el mayor Héctor Quintanilla asumió el cargo como líder de Blue Book. Él continuó en gran medida los esfuerzos de desacreditación y fue bajo su dirección que el proyecto recibió algunas de sus peores críticas. El escritor y ufólogo Jerome Clark llegó a escribir que Blue Book había perdido toda credibilidad. De la misma manera el físico y profesor, Dr. James E. McDonald, declaró que Quintanilla no era competente desde una perspectiva científica o investigadora, aunque también enfatizó que Quintanilla no era completamente responsable de ello, ya que fue elegido para su puesto por un oficial superior y solo estaba siguiendo órdenes al dirigir Blue Book.

En 1966, una serie de avistamientos de ovnis en Massachusetts y New Hampshire provocaron una audiencia en el Congreso por parte del Comité de Servicios Armados de la Cámara. Según en la audiencia se explicó que la Fuerza Aérea había declarado en un principio que los avistamientos fueron el resultado de un ejercicio de entrenamiento que se llevó a cabo en el área. Pero NICAP, informó que no existía registro de algún avión volando en el momento en que ocurrieron los avistamientos. Dos policías que habían presenciado uno de los avistamiento, Eugene Bertrand y David Hunt, escribieron una carta al Mayor Quintanilla indicando que sentían que su testimonio había sido verídico pero que no les habían prestado suficiente atención, además que la Fuerza Aérea los había acusado de demencia casi destruyendo su reputación. “Era imposible confundir lo que vimos con cualquier tipo de operación militar, sin importar la altitud”, escribieron los oficiales.

En respuesta de los avistamiento de ese año, Blue Book había identificado y explicado el 95% de los avistamientos de OVNIS reportados y se había asegurado de que ninguno de estos era extraterrestre o una amenaza para la seguridad nacional. Estos avistamiento pasaron completamente al olvido cuando el Mayor Quintanilla concluyo que no ha visto ninguna evidencia que confirmara alguna relación alienígena y que no conocía a ningún científico competente que creyera sobre las “fantasías” extraterrestres.

Fin del Proyecto Blue Book

Para finales de la década de 1960 la Fuerza Aérea se había deslindado de todo acontecimiento OVNI y de cualquier tema sobre ufología. Muchos creen que las investigaciones de Blue Book, desde la era del Panel de Robertson, eran solo una “cortina de humo” para desalentar a la población y grupos de investigación como NICAP que buscaban la verdad sobre contactos con seres extraterrestres. Se cree que los directores del Proyecto Blue Book: Paterson, Hardin, Gregory, Friend y Quintanilla, tuvieron como propósito principal ridiculizar el fenómeno OVNI y presentar explicaciones prosaicas. Además, planeaban vigilar a los grupos civiles que se enfocaban en el campo de la ufología para que no influenciaran al resto de la población de un modo, según ellos, irresponsable y subversivo.

Y así fue hasta que el secretario de la Fuerza Aérea de ese entonces, Robert C. Seamans Jr., anunció que el Proyecto Blue Book pronto se cerraría porque la financiación no podía ser justificada por motivos de seguridad nacional ni por el interés de la ciencia. Aunque muchos expertos y ufólogos se sentían indignados por tales acciones, lo entendían a la perfección ya que, para esa época, el complejo militar conocido como Área 51 ya tenía casi una década en completo funcionamiento y era obvio que los fondos del gobierno se dirigieran a algo más grande e importante.

*Nota del investigador: caso #2289 – Secretos del Área 51.

El último día públicamente reconocido de las operaciones del Proyecto Blue Book fue el 17 de diciembre de 1969. Después de eso, los archivos de Blue Book se enviaron a la Base Maxwell en Alabama. El mayor David Shea, comandante en jefe de dicha base de la Fuerza Aérea, afirmaría más tarde que se eligió a Maxwell porque era accesible pero no demasiado atractiva.

En los últimos archivos del Proyecto Blue Book se declaraba que los avistamientos de ovnis se generaron como resultado de:

  • Una forma leve de histeria colectiva.
  • Individuos que fabrican tales informes para perpetrar un engaño o buscar publicidad.
  • Personas psicopatológicas.
  • Identificación errónea de varios objetos convencionales.

Además, se añadió que el resultado de todas las investigaciones, estudios y experiencias obtenidas de los informes OVNI de Blue Book desde 1947 concluían que:

1. Ningún OVNI reportado, investigado y evaluado por la Fuerza Aérea fue una indicación de amenaza de seguridad nacional.

2. No hubo evidencia presentada o descubierta por la Fuerza Aérea de que los avistamientos categorizados como “no identificados” representaran desarrollos o principios tecnológicos más allá del alcance del conocimiento científico moderno.

3. No hubo evidencia que indicara que los avistamientos categorizados como “no identificados” fueran vehículos extraterrestres.

Al termino de Blue Book se registraron 12,618 avistamientos de ovnis de los cuales solo 701 permanecieron “sin identificar”. Aunque el Proyecto Blue Book concluyó su investigación hace 50 años, la incógnita sobre la vida extraterrestre aún perdura, además, fue el comienzo de otras investigaciones similares que se realizaron en otros países de todo el mundo, incluidos: Canadá, el Reino Unido, Australia, Grecia y Suecia. Incluso en enero de 1979, la Cámara de los Lores británica celebró un debate de tres horas sobre el tema de avistamiento y una moción, eventualmente negada, para que el gobierno británico hiciera público toda la información que tuviera sobre OVNIS.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *