#3398 – Hotel Cecil

Dirígite al link que esta a continuación para ver la película, serie o documental.

https://www.netflix.com/

Al comienzo del siglo pasado para la ciudad de Los Ángeles fue una época de progreso y desarrollo. Autopistas, fábricas, edificios y cientos de casas en los suburbios abrían sus puertas para recibir a quienes buscaban el hogar perfecto para tener un futuro prometedor.

El Estadio Rose Bowl, Los Angeles Memorial Coliseum (sede de juegos olímpicos en 1932 y 1984), el Teatro Chino Grauman, el Hollywood Bowl y otras construcciones importantes, anunciaban el crecimiento de una ciudad que exigía una fuerza laboral superior, dando como resultado un auge económico importante. Sin embargo, Los Ángeles por lo que era reconocido mundialmente era por ser el centro de la industria del séptimo arte, el cine.

En tan solo la primera mitad de la década de los 1920’s, la población de Los Ángeles creció un 50%, paso de tener una población de 577,000 personas a 865,500. Para finales de la década la población era casi de 1.4 millones.

En el corazón de Los Angeles, ha existido un edificio que ha llamado la atención de propios y extraños, un hotel que por casi 100 años se le ha visto relacionado con crímenes de diferente tipo. Se cree que contiene fuerzas negativas y eso es lo que ocasiona que asesinos se hospeden en él, que varias víctimas sean vistas con vida por última vez en ese lugar y que tenga al menos 18 muertes registradas.

Construcción del Hotel Cecil

Los hoteleros William Banks Hanner, Charles L. Dix y Robert H. Schops diseñaron y trabajaron juntos para que en 1924 el Hotel Cecil estuviera abierto al público con un lobby de mármol, con ventanas tipo vitrales, macetas con palmeras y estatuas de alabastro. Cada uno de ellos invirtió 2.5 millones de dólares teniendo entendido que varios hoteles similares también se habían establecido en el centro de la ciudad.

Aunque este hotel era único por su enorme anuncio que estaba a su costado. Originalmente decía “Low Monthly Weekly Rates 700 Rooms” (Tarifas Bajas Mensualmente Semanalmente 700 Habitaciones), pero después la palabra “Monthly” fue sustituida por “Daily” (Diariamente), incluso se puede ver en el letrero las tres letras borradas.

Decaída del Hotel Cecil

Cinco años después de su apertura, el 29 de octubre en 1929, el día conocido como Martes Negro, cae estrepitosamente la bolsa de valores. Esto dio pie a la crisis económica conocida como La Gran Depresión, la cual devastó países enteros. En U.S. el desempleo llegó al 23% y en otros países hasta el 33%.

La sensación de prosperidad en Los Angeles era un recuerdo lejano y el Hotel Cecil era un espejismo de lo que fue en sus comienzos.

Mientras el país de hundía en hambre y desesperación. En la zona aledaña al hotel, Skid Row (uno de los barrios más céntricos de Los Angeles), se convertía en refugio para gente que se quedaba sin casa o no tenía que comer, esto atrajo vagabundos, alcohólicos, drogadictos y otros marginados de la sociedad.

En los primeros años de la década de los 1930’s Skid Row era hogar de más de 10,000 personas. La sobrepoblación más los escases de comida y recursos fueron las causas principales para incitar la delincuencia, la prostitución y la venta de drogas. Skid Row era sinónimo de peligro y mala reputación.

*Nota del investigador: Hasta el día de hoy Skid Row es el lugar donde va la gente en situación de calle, sigue siendo un foco de drogadicción y crimen. Para el distrito de Los Angeles es un problema muy complejo del que por ahora no se pueden encargar.

Durante la crisis de la Gran Depresión, El Hotel Cecil tuvo que abrir puertas a personas que no tuvieran donde vivir. Personas de diferente índole y con diferentes intenciones convivían en un laberinto de habitaciones y pisos que década tras década marcaba un sin fin de historias que lo que menos producían eran tranquilidad.

La zona donde se encontraba el hotel cedió al caos y al desorden. Durante décadas la situación jamás mejoró y el Hotel Cecil fue vivienda de proxenetas, narcomenudistas e incluso de algunos de los asesinos y de las victimas más famosas que ha tenido la ciudad, tales como: Richard Ramirez, Jack Unterweger o Elizabeth Short “La Dalia de Negro” y Elisa Lam.

*Nota del investigador: caso #3184 – Amenaza Nocturna (Richard Ramirez).

Elisa Lam

Uno de los casos más recientes y quizás el más extraño es el de Elisa Lam, una chica canadiense de 21 años, estudiante de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver.

Este caso, que es catalogado como suicidio involuntario, roza con lo paranormal y hasta el más escéptico no podrá negar la naturalidad ambigua y tenebrosa de la desaparición de Elisa. Las grabaciones de las cámaras de seguridad del elevador del hotel muestran una serie de detalles y movimientos tanto de ella como del ascensor que son inexplicables, dando origen a múltiples teorías de lo que pudo haber pasado en los momentos previos a su desaparición. Además, cabe mencionar que la investigación de las autoridades involucradas en el caso en lugar de dar resultados eficientes se vio entorpecida y desorganizada.

En el año del 2013, Elisa al cumplir su mayoría de edad, quiso viajar por la costa oeste de Estados Unidos, luego de ir al famoso zoológico de San Diego, una escala obligatoria camino a San Francisco es Los Angeles. Siendo su primer viaje sola no contaba con mucho dinero, así que buscó en internet la opción más barata para hospedarse. Encontró y optó por el hotel Stay On Main que ofrecía habitaciones económicas y contaba con buena ubicación, estando justo en el “Downtown L.A.” Lo que ella no sabía es que este hotel estaba dentro de la edificación del Hotel Cecil.

A principios de los 2000´s un proyecto surgió para que nuevamente se pudiera recibir huéspedes de calidad y el hotel tuviera un buen impacto en la ciudad. Se decidió hacer una nueva entrada y un nuevo lobby sobre la calle S. Main, remodelaron 5 pisos de la primera torre y abrieron somo si fuera un hotel diferente. Pero uno de los mayores problemas que esto presentaba es que las tres torres seguían compartiendo los mismos elevadores y la parte restante del Hotel Cecil seguía funcionando como un centro de vivienda para gente en situación de calle.

El 26 de enero Elisa Lam llegó a Los Angeles donde pensaba recorrer la ciudad y quedarse solo algunos días. Ella hablaba constantemente con sus padres en Vancouver y tenía un blog en internet donde escribía sobre su viaje y lo que era tener un desorden bipolar el cual ella padecía. Esto hizo que su desaparición se hiciera notoria para el día 1 de febrero.

Ella tenía planeado salir de la ciudad de L.A. hacia San Francisco el 31 de enero, cuando sus padres no supieron nada ella y no apareció su nota diaria en su blog, comenzaron las sospechas de que quizás algo malo estaba pasando.

A los pocos días una búsqueda profunda inició por todo el hotel y sus alrededores, incluso la alcaldía de Los Ángeles le prometió a los padres de Lam en dar con el paradero de su hija.

Una vez más revisaron en cada rincón del edificio, pero la búsqueda parecía ser infinita ya que no se sabía por dónde iniciar una vez fuera del hotel, la calles de Skid Row eran caminos que no llevaban a ningún lado. Incluso los detectives asignados a la desaparición sospechaban del personal del hotel.

Los detectives también se dispusieron a revisar las grabaciones de todas las cámaras de seguridad. Tras varias horas de revisión, la encontraron. Una cámara de seguridad capta a Elisa vestida con una chamarra roja, blusa blanca y falda negra, además no mostraba daño alguno.

En el video ella caminaba hacia el interior de un elevador, se inclina para ver el panel de botones y luego pareciera que presiona más de uno, como si quisiera ir a varios pisos.

Acto seguido, con la puerta del elevador aun abierta, Elisa actúa como si hubiera escuchado algo que proviene del corredor del hotel. Comienza a caminar hacia el pasillo para inspeccionar. Se asoma rápidamente viendo hacia ambos lados del corredor y entra de nuevo al elevador, pero ella se ve diferente, parece asustada y confundida. Su lectura física indica que quiere ocultarse de algo o alguien.

En este momento es cuando la conducta y los movimientos de Elisa empiezan a ser erráticos.

Segundos después ella nuevamente intenta ver qué sucede, esta vez siendo más cautelosa se queda parada firmemente en la orilla del elevador, nada más para entrever el pasillo. Mientras observa, ella comienza a avanzar lentamente hacia delante, da un paso brusco fuera del elevador, pero se detiene al instante. Ella actúa como si algo o alguien la estuviera viendo del lado izquierdo del corredor; ella da un paso a la izquierda y luego uno hacia atrás entrando al elevador.

Instantes después ella sale del ascensor hacia la izquierda desapareciendo una fracción de segundos de la toma de la cámara, pero nuevamente se logra ver parte de su vestido y de su brazo derecho. Elisa se queda parada en el mismo lugar durante varios segundos, se ve como se lleva las manos a la cabeza y entra por tercera vez al elevador.

Se dirige al panel de botones, presiona cada uno de ellos, se recoge el cabello y nuevamente sale del elevador. Una vez afuera, Elisa comienza a hacer movimientos raros con las manos y con su cuerpo. Esto sucede durante varios segundos hasta que lentamente se detiene hasta quedarse parada e inmóvil, luego se va.

Durante el tiempo que Elisa aparece en el video, la puerta del elevador jamás cierra. Es hasta cuando ella deja de verse en el video que la puerta del elevador se acciona cerrándose y abriéndose varias veces.

La imagen de Elisa no vuelve a aparecer en ninguna otra cámara del hotel, en realidad, esa fue la última vez que se le vio con vida.

Con estas pruebas la policía de Los Angeles, el FBI y el staff del hotel tienen un dato seguro y era que Elisa jamás abandono el hotel. Nuevamente la búsqueda iba de habitación por habitación por todo el hotel, con la intención de encontrar alguna pista que lleve a Elisa o que explique que había sucedido con ella.

La desaparición de una estudiante universitaria canadiense fue noticia nacional, y no era para menos, fue un hecho mediático que en su momento cautivo la atención de toda una nación que apuntaba con la mirada hacia una de las ciudades más grandes del mundo.

El video se hizo público lo que causó que surgieran diferentes grupos de internautas que proclamaban que había inconsistencias en el caso y en el video. Los primeros comentarios que surgieron de internet mencionaban que el video estaba editado. Notaron que la velocidad del video era más rápida de lo normal y que en una parte de este había sido cortada.

Entonces los dedos de los ciudadanos que se habían involucrado en la investigación apuntaban que los culpables eran quienes trabajaban en el hotel, pero el personal se defendía diciendo que la policía fue quien sustrajo toda la evidencia de sus cámaras de seguridad.

Pasaban los días, el caso era difícil, la desaparición cada vez más se hacía más gris y la esperanza de encontrarla disminuía.

Hasta que, días más tarde, Elisa Lam es encontrada sin vida, desnuda y sin rastros de violencia en uno de los tanques de agua que se encontraban en el techo del hotel. Aquel 19 de febrero del 2013 todo un país no se explicaba como una chica había podido estar desaparecida en la nariz de una de las organizaciones más importantes del mundo como es el FBI.

Las autoridades atribuyeron que hubo información errónea desde la primera inspección del hotel, comentaron que no se había mencionado si el tanque lo habían encontrado cerrado o abierto. De igual forma se mencionó que el trastorno de Elisa más la falta de medicación horas antes de su desaparición, fueron la causa de su muerte. El peritaje concluyó que fue un ataque el que sufrió Elisa, y esto hizo que ella se comportara así, finalmente yendo hasta arriba del edificio terminando con su vida metiéndose al tanque de agua.

Quizás nunca se sepa realmente que sucedió en la desaparición de Elisa Lam. Para muchos lo dicho por parte del peritaje es poco convincente. Sumando el trabajo precario durante la investigación, hace dudar de la veracidad de las circunstancias de la muerte una de Elisa.

Este al parecer es un caso de los tantos más del Hotel Cecil que quizás nunca tengan respuesta.

Lista de todas las muertes registradas dentro o en las proximidades del Hotel Cecil

22 de enero de 1927 – Percy Ormond Cook (52 años), suicidó. Disparo con arma de fuego a la cabeza.

19 de noviembre de 1931 – W.K Norton (46 años), suicidio. Ingirió veneno.

Septiembre 1932 – Benjamin Dodich (25 años), suicidio. Disparo con arma de fuego a la cabeza.

Julio de 1934 – Sgt. Louis Borden (53 años), suicidio. Se cortó la garganta.

Marzo 1937 – Grace Magro (34 años), tipo de muerte incierto. Cayó desde el noveno piso.

Enero 1938 – Roy Thompson (35 años), suicidio. Saltó desde el último piso cayendo en el techo de otro edificio, donde su cuerpo fue encontrado algunos días después.

Mayo 1939 – Erwin Neblett (39 años), suicidio. Ingirió veneno.Enero 1940 – Dorothy Seger (45 años), suicidio. Ingirió veneno.

Septiembre 1944 – Hijo recién nacido de Dorothy Jean Purcell. Ella teniendo tan solo 19 años dio a luz en una de las habitaciones del hotel. Pensó que él bebe había nacido sin vida y lo arrojo por una de las ventanas de la habitación donde se hospedaba. En su juicio el veredicto fue no culpable, se mostró que era mentalmente inestable.

Noviembre 1947 – Robert Smith (35 años), suicidio. Saltó desde el noveno piso.

22 de octubre de 1954 – Helem Gurnee (55 años), suicidio. Saltó del séptimo piso cayendo sobre la marquesina del hotel.

11 de febrero de 1962 – Julios Frances Moore (50 años), suicidio. Se aventó del octavo piso cayendo sobre uno de los tragaluces del segundo piso del hotel.

12 de octubre de 1962 – Pauline Otton (27 años) y George Gianinni (65 años), suicidio y asesinato de 3er grado respectivamente.

Pauline después de una discusión con su esposo, decidió terminar con su vida lanzándose del noveno piso. Ella cayó sobre George, quien caminaba en la calle y murió con sus manos dentro de los bolsillos de su pantalón, señal de que jamás vio venir a Otton.

4 de junio de 1964 – “Pigeon Goldie” Osgood (65 años), asesinato de 1er grado. Ganándose el apodo por ser conocida de alimentar a las aves en el parque, fue encontrada en su habitación golpeada, violada y acuchillada. Su muerte hasta la fecha sigue sin resolverse.

20 de diciembre de 1975 – Alison Lowell (23 años) suicidio. Una mujer que se había registrado bajo el nombre de Alison Lowell y que ocupada la habitación 327 del hotel, se lanzó del décimo segundo piso, cayendo sobre el techo del segundo piso del hotel.

1 de septiembre de 1992 – Hombre desconocido (en sus 20’s), incierto. El cuerpo de un hombre de raza afroamericana fue encontrado completamente destrozado en el callejón detrás del hotel. Se cree que cayo o fue empujado desde uno de los últimos pisos.

19 de febrero de 2013 – Elisa Lam (21 años), incierto. Unos de los casos más recientes que no se han podido resolver. Un caso donde muchos factores hacen que la investigación no se explique con así 100% con las respuestas dadas.

13 de junio de 2015 – Hombre desconocido (28 años), incierto. El cuerpo de un hombre caucásico fue encontrado fuera del hotel. Jamás se pudo determinar las causas de su muerte, se cree que pudo haber saltado de unos de los pisos que no están al acceso público.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *