#3184 – Amenaza Nocturna

Dirígite al link que esta a continuación para ver la película, serie o documental.

https://www.netflix.com/

La historia de Richard Ramírez estuvo siempre llena de eventos desafortunados, desde su niñez vivió sucesos que lo marcaron para convertirse en uno de los asesinos más violentos y salvajes que hayan existido. Su modus operandi era impulsivo e inhumano, no era ordenado ni inteligente, utilizaba armas como: cuchillos, bates de beisbol, puñales y diferentes tipos de pistolas. Todo esto lo hacía imprevisible y difícil de rastrear.

Comparado con Jack “El Destripador” y Drácula, al caer el sol este individuo salía a merodear la ciudad buscando victimas sin importar la raza, el sexo, edad o en qué condiciones éstas se encontrarán. Durante el verano de 1985, el hizo que toda una ciudad se hundiera en completo terror. En todos Los Ángeles se dispararon las ventas de armas, alarmas de seguridad y perros guardianes, nadie se sentía seguro en casa, todo esto por El “Night Stalker” (Acosador Nocturno).

Primeros años de Richard Ramírez

Richard Ramírez fue producto de un matrimonio conflictivo y disfuncional. Su padre, un inmigrante mexicano, constantemente golpeaba a Richard, también golpeaba a su madre y a sus hermanos. A la edad de 5 años sufrió un severo golpe en la cabeza que lo dejo inconsciente, a partir de ahí, el comenzó con ataques epilépticos los cuales sufrió hasta la adolescencia. Esto hizo que fuera un niño solitario y retraído, se aislaba y se sentía rechazado.

En 1973 con tan solo 13 años, aconteció un hecho que marcaría un antes y después en la vida de Richard. Su primo Mike, un ex Boina Verde veterano de Vietnam, apuntaba su arma hacia su propia esposa, Richard estuvo presente en el momento cuando su primo accionó su pistola matando a su pareja, ya que ella le reclamaba que estaba harta de que Mike glorificara y que continuamente le mostrara a Richard por medio de fotos todas las mutilaciones, violaciones y asesinatos que había perpetrado durante la guerra en contra del país asiático.

El primo jamás piso la cárcel, su defensa probó ante la corte que sufría de estrés postraumático después de regresar de Vietnam. Pero el atestiguar como su primo mataba a su esposa a tan temprana edad, fue crucial, Richard había quedado salpicado de sangre después del disparo.

Se cree que este coctel de infortunios, sumando el mal ejemplo del primo, es como Richard inició a creer que era superior, que tenía el poder de decidir quien vivía y quien no. Poco después nació su adoración a la doctrina satánica, decía solo encontrar “paz” glorificando al maligno y siguiendo sus premisas.

Comenzó a asaltar y matar animales en granjas, hacia pequeños robos y realizaba allanamientos con el objetivo de conseguir droga. Aquella violencia con la que había crecido y el estilo de vida que eligió vivir generó en Richard fantasías de muerte y sangre siempre con una gratificación erótico-sexual.

Primeras víctimas de Richard Ramírez

En la noche del 28 de junio de 1984, en el barrio de Glassell Park de Los Ángeles, Richard con 24 años, asesinaba su primera víctima, Jannie Vincow, una anciana de 79 años, a quien apuñalo repetidas veces en el pecho y en el cuello, casi decapitándola. Después abusó de ella y abandonó el lugar.

El 17 de marzo de 1985, casi 9 meses después del primer asesinato, Richie ataca a María Hernández, una chica de 22 años, afuera de la casa de la chica, este le dispara con una pistola calibre .22 dejándola gravemente herida, dentro de la casa, se encontraba su roomie, Dayle Okazaki de 34 años. Según la investigación forense, Dayle al escuchar los disparos se escondió en la cocina, detrás de la cubierta y Richard al entrar espero hasta que ella asomara la cabeza para que le pudiera disparar justo en la frente.

Una hora más adelante Ramírez detiene y baja de su auto a Verónica Yu disparándole dos veces, ella muere al llegar al hospital. Con dos asesinatos y un intento de homicidio es como cierra una noche de terror, llamando la atención de los medios y población por primera vez. Se busca fervientemente a un hombre moreno alto de aspecto hispano, cabello rizado, ojos abultados y separados, dientes podridos y mal aliento.

Diez días más tarde, el 27 de marzo de 1985, aproximadamente a las 02:00 a.m. Richie entra a la casa de los Zazzara. En ese momento mata a Vincent Zazzara mientras dormía, nuevamente con un arma calibre .22 a este último le dispara en la cabeza. Su esposa Maxine, en shock, despierta con el ruido del disparo y ve la escena de lo que está pasando, Ramírez la golpea preguntándole donde guarda el dinero y las joyas. Durante el enfrentamiento ella logra zafarse y se lanza debajo de la cama para tomar una escopeta que ahí guardaba su marido ya fallecido. Desafortunadamente para ella la escopeta no estaba cargada, Richard le dispara tres veces, toma un cuchillo de la cocina, la apuñala múltiples veces, la mutila, toma sus ojos y los guarda en una caja de joyería, luego simplemente se va.

El “Night Stalker”

Esto fue el inicio de una serie de ataques violentos y repentinos que cimbro miedo en cada hogar de Los Ángeles; no se sabía quién atacaba solo se sabía que podía robar, maltratar, violar o hasta matar, no todos los ataques eran letales. Pero, como no planeaba sus agresiones, sus actos solían ser erráticos y torpes, había evidencias y pruebas en todas las escenas del crimen, dejaba sobrevivientes y al siempre estar con el rostro descubierto, era fácil de identificar.

Una de las pistas esenciales fueron las huellas de tenis que se encontraron en varios de sus ataques. Es así como las autoridades pudieron relacionar que los últimos abusos a menores de edad cometidos en los alrededores del área de Los Ángeles estaban relacionados con los asesinatos del ya conocido “Night Stalker”, que era como se le conocía en todos los noticieros a Ricardo.

Durante su época más sangrienta como asesino, el Night Stalker se hospedada en un hotel muy icónico y reconocido de la ciudad de Los Angeles. Richard Ramírez por algunos dólares rentaba el piso 14 del Hotel Cecil, donde al ser un lugar hundido en drogas y crimen, él era solamente alguien más que pasaba desapercibido. Después de sus asesinatos llegaba por los callejones cercanos donde se desnudaba y se limpiaba el exceso de sangre con la misma ropa que se quitaba. Tiraba la ropa y desnudo subía hasta el último piso del hotel a descansar.

*Nota del investigador: caso #3398 – Hotel Cecil.

Captura y juicio de Richard Ramírez

El 24 de agosto de 1985, Richie viajó, en una camioneta Toyota naranja robada, alrededor de 76 millas al sur de Los Ángeles. Después de un fallido intento de entrar a una casa, Richard, calles más adelante logra entrar a la casa de Bill Carns que se encontraba acompañado de su prometida Inez Erickson. Richie esta vez con una pistola calibre .25 le dispara a Bill, Inez asustada y desconcertada intenta defenderse, pero es golpeada por Ramírez, luego abusa de ella e incluso la obliga a decir que ama a Satanás. Al final Richard no la mata y antes de salir de la casa, Ramírez le dice a Erickson, “Diles que el Night Stalker estuvo aquí.” Ella logra pedir ayuda y hace que su prometido sea trasladado a un hospital. En el quirófano le consiguen remover las dos balas y sobrevive.

Inez da a los investigadores una detallada descripción sobre su agresor, también otros testigos reportan haber visto una camioneta Toyota naranja con aspecto sospechoso. El 28 de agosto la policía encuentra la camioneta abandonada, en ella obtienen una sola huella digital en el retrovisor. Como Richard ya había sido detenido y fichado por la policía por tráfico y consumo de drogas en 1982, el famoso “Night Stalker” ya tenía rostro.

El 30 de agosto Ramírez tomó un autobús hacia Arizona para ver a su hermano, mientras él estaba fuera del estado, su rostro empezó a aparecer en todos los periódicos y noticieros de California. Cuando el regresó a Los Ángeles era imposible que no lo reconocieran en las calles. Inmediatamente la gente lo señala llamando a la policía, en una corta persecución la policía lo arresta después de que unos ciudadanos al reconocer al criminal lo sometieran y lo golpearan.

El circo mediático que genero Richard Ramírez durante el juicio comenzó en el mismo momento de su detención, primero Richard no quería declarar y luego defendió su inocencia. El juicio duro tres años, iniciando el 30 de enero de 1986 al 3 de octubre del 1989. Estuvo lleno de irregularidades y, además, se trataba de un caso de extrema complejidad. Por un lado, había más de 100 testigos y por otro la elección para el jurado estuvo marcado por la entrevista a más de 1,600 candidatos.

Cada sesión del juicio era un show donde Ramírez no solo se mostraba desafiante, también gritaba y recitaba cantos satánicos. Incluso una vez dijo, “No entienden nada, estoy por encima de su juicio, más allá del bien y del mal, más allá de la experiencia humana. Yo tengo el poder de Satán. ¡No son más que presas y yo su cazador!”

Al final Richard Ramírez fue declarado culpable de catorce asesinatos, cinco intentos de asesinato, nueve violaciones, dos secuestros, cinco robos y catorce allanamientos de morada. El tribunal lo sentencio a diecinueve penas de muerte. Tras escuchar la sentencia y yendo ya hacia prisión Richard grito sarcásticamente frente a las cámaras, “¡Nos vemos en Disneylandia!”

Durante 24 años logro revocar su condena por irregularidades y la incompetencia de su defensa, de hecho, terminó convirtiéndose en uno de los presos más célebres de San Quintín.

Ala edad de 53 años un 7 de junio del 2013, por un linfoma pierde la vida. Richard muere como un fenómeno social, una estrella mediática que contestaba las cartas de sus fans, como un diseñador de camisetas heavy-metal y como un cantante amateur de canciones de rock. Toda una personalidad tan atípica como terrible.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *