#2319 – La Reina del Vudú

Vudú de Nueva Orleans

“Louisiana Voodoo”, también conocido como “New Orleans Voodoo” o “Creole Voodoo” (Vudú Criollo), es una religión afro católica que surgió a través de un proceso de sincretismo entre las religiones tradicionales de África Occidental, la forma católica romana de cristianismo y el vudú haitiano. El vudú de Nueva Orleans no solo nació de la influencia de las naciones africanas de donde el vudú tiene sus verdaderas raíces, sino también de las colonias de esclavos africanos que fueron llevados al norte del continente americano, conocido como “El Nuevo Mundo”.

Durante el comienzo del siglo XVIII en Estados Unidos existió una expansión gradual de la industria del algodón que causó a estados del sur aferrarse fuertemente a la esclavitud, practica que con los años creció hacia nuevos territorios más allá del Rio Mississippi. A finales del siglo la Revolución Haitiana también hizo lo suyo, fue culpable de que muchos migrantes huyeran de la revolución y llegaran a Luisiana, trayendo consigo su religión vudú.

Es probable que a medida que la afluencia de esclavos africanos y haitianos llegaban a Luisiana, sus prácticas comenzarán a mezclarse. Algunos dicen que los ancianos transmitieron lo que recordaban y los jóvenes esclavos comenzaron a incorporar todas estas prácticas en lo que se conoce como “El vudú de Nueva Orleans”. Ninguna autoridad central alguna vez tuvo el control del “Luisiana Voodoo”, por lo que siempre estuvo organizado por grupos autónomos.

Una práctica muy marcada del vuduismo en Nueva Orleans es el “Gris-Gris”, un amuleto de origen africano que se cree que protege al usuario del mal y que trae suerte. Consiste en una pequeña bolsa de tela, usualmente inscrita con versos de un antepasado africano que contiene un número ritual de pequeños objetos. Se creía que el gris-gris es un buen amuleto y se usa como parte de una religión ampliamente practicada; en las comunidades cajún de Luisiana, se creía que el gris-gris era un símbolo de la magia negra y la mala suerte. En las primeras décadas del siglo XIX, gris-gris se usaba indistintamente en Luisiana o entrega con la intención de tomar control sobre otro, para tanto hechizar como en referencia al amuleto tradicional.

La religión “Luisiana Vudú” existió hasta principios del siglo XX, momento en el que ya no había practicantes de vudú públicamente activos ya que el mismo vudú, como religión organizada, había sido completamente suprimida por el sistema legal, la opinión pública y el cristianismo. Así fue como el vudú de Nueva Orleans se extinguió, solo para revivir en una forma alterada a fines del siglo XX.

Primeros años de Marie Catherine Laveau

Se cree que Marie Laveau nació en el Barrio Francés de Nueva Orleans, el corazón histórico de la ciudad, famoso por su vida nocturna y sus coloridos edificios con balcones de hierro fundido. Cuando ella nació no se registró, pero al hacer algunas investigaciones se ha deducido que fue en 1801. Fue hija de Marguerite Darcantrel, una esclava liberada, y de Charles Laveau, un rico hombre mulato de negocios. Marie Laveau fue la primera mujer que nació siendo libre en su familia. Se dice que la bisabuela de Marie llegó a Nueva Orleans como esclava desde África Occidental a mediados del siglo XVIII. Su abuela fue comprada y después de mucho años finalmente pudo comprar su libertad y construir su pequeña casa en el Barrio Francés, donde Marie Laveau viviría y se convertiría en la legendaria Reina del Vudú de América.

Con el tiempo Marie se convirtió en una joven belleza de pelo negro, piel morena y ojos de mirada penetrante. El 4 de agosto de 1819, la joven de 18 años se casó con un hombre de color que también era libre, Jacques Paris un ebanista proveniente de Sainte-Domingue, ahora Haití.

Los registros bautismales de la Catedral de St. Louis muestra a dos niñas llamadas Felicite Paris bautizada en 1823 y Marie Angelie Paris bautizada en 1824. En los registros ambas niñas figuran ser hijas de Marie Laveau y Jacques Paris, lo documentos indicaban que Felicite tenía siete años en el momento de su bautismo, lo que significa que nació en 1817, dos años antes del matrimonio entre Marie y Jacques.

Los misterios que rodean a Marie Laveau comenzaron temprano en su vida. Según los informes, Jacques Paris desapareció y luego se informó que murió. Tras su desaparición, Laveau comenzó a referirse a sí misma como la “Viuda Paris”. La desaparición de sus dos primeras hijas es similar a la desaparición de Jacques. No hay documentación de su muerte.

A los veinticinco años era una mujer de “buenos rasgos”, era alta de cuerpo escultural, cabello rizado negro y piel dorada. A finales de 1826, Marie volvió a encontrar el amor con Christophe Dominick Duminy de Glapion. Glapion provenía de una familia prominente de Nueva Orleans, un rico caballero blanco que pasaría sus últimos treinta años con Marie Laveau; las parejas interraciales eran comunes en Nueva Orleans, pero la ley les prohibía casarse.

La abuela de Marie falleció en 1831 y un acreedor apareció afirmando que la abuela estaba endeudada con su casa y tenía que ser puesta en subasta para cubrir la deuda. La casa de campo en St. Ann, en la que Marie había crecido, fue puesta a subasta, pero Glapion vino al rescate y compró la casa de su infancia. La cabaña criolla en St. Ann continuaría siendo el hogar de Marie Laveau y Christophe Glapion, quien oficialmente se cambió de raza perdiendo privilegios, pero pudiendo casarse legítimamente con Marie para luego formar una familia con ella. Glapion murió en junio de 1855, después de ser el marido de Marie Laveau y el padre devoto de sus hijos durante casi treinta años.

La Reina Vudú

Existe la teoría que se sintió atraída por la religión vudú después de la muerte de su madre. Marie se sometió a la tutela del Dr. John Bayou, un conocido prestidigitador senegalés y no tardó en dominar la cultura del vudú en Nueva Orleans.

Después de la muerte de su esposo, Marie Laveau se convirtió en peluquera para crear estabilidad económica para ella y su familia. A través de la interacción con sus clientes negros, que eran sirvientes domésticos, estuvo expuesta a información personal sobre sus otros clientes que personas caucásicas ricas. Laveau usaba la información que daban los esclavos para brindar asesoramientos informados a las personas blancas que le pedían consejo sobre sus asuntos personales. Sus consejos siempre fueron acertados y ella comenzó a ser popular entre la comunidad pronto comenzaron a asistir un gran número de personas y no solo para peinarse, sino para solicitar a Marie otro tipo de servicios. La gente buscaba su consejo para asuntos matrimoniales, disputas domésticas, asuntos judiciales, maternidad, finanzas, salud y buena suerte. Laveau, a su vez, aconsejaba a sus practicantes proporcionándoles consejos o con objetos espirituales protectores como velas, muñecos de vudú, pociones, polvos y una variedad de otros elementos mezclados para crear bolsas gris-gris. Como reina durante varias décadas, Marie fue madre de muchos: individuos ricos y políticamente acomodados, tanto blancos como negros, pagaron a Marie por consejo personal, intervención en alguna situación y protección contra cualquier energía maligna que pudiera haber sido puesta en su contra.

En sus prácticas, Marie combinaba ciertos elementos del catolicismo con la magia africana, además, Marie era célebre por tener una enorme serpiente como mascota, llamaba Zombi. Marie sentía gran devoción ya que la serpiente era su protector espiritual. Era tal el poder de Marie Laveau, que se decía que tenía la capacidad de crear encantamientos y maldiciones lo suficientemente poderosos para alcanzar hasta una tercera o una cuarta generación de descendientes.

Marie Laveau asistía a las reuniones en Congo Square los domingos y vendía sus bolsos gris-gris, ofrecía consejos y servicio a su comunidad y participaba en la celebración. Es aquí donde hablan de ella cantando y realizando sus celebraciones espirituales, conjurando el Espíritu de la Gran Serpiente y llenándose del espíritu de Loa, llevando con orgullo su corona de Reina del Vudú.

En 1860, Marie Laveau fue nombrada “Reina deñ Vudú”. Después de adoptar una posición prominente como reina, Marie reinó sin oposición hasta 1865, cuando otra mujer criolla llamada Rosalie intentó desafiar la posición de Marie. Para crear un aura de miedo y asombro, Rosalie colocó una enorme muñeca de madera de tamaño natural en su jardín que se decía que había sido importada de África. La estatua estaba cubierta de abalorios y tallas intrincadas. Cuando la gente de la comunidad de Vudú comenzó a expresar temor y respeto por Rosalie por la muñeca, Marie robó la estatua. Rosalie la llevó a la corte, pero usó sus poderes de persuasión e influencia para que le quitaran la muñeca de forma permanente. Hubo varios otros trabajadores de raíz y vuduistas que atrajeron una leve atención durante el reinado de Laveau.

Marie organizaba rituales principalmente en tres lugares: su casa en St. Ann Street, donde conversaba con los clientes que se reunían con ella; en su patio trasero tenían lugar ceremonias que conjuraban al espíritu del Gran Zombi y a la deidad vudú Damballah Wedo, que se manifestaría a través de una serpiente.

El segundo lugar era Congo Square, una plaza pública reservada como un espacio de reunión para los esclavos africanos y libres, donde Marie se reunía con ellos los domingos para bailar y rezar.

El tercer y último lugar era Bayou St. John’s, a orillas del lago Pontchartrain, donde se llevaron a cabo las principales ceremonias entre los iniciados en la religión. En ellas se cantaba, bailaba, tocaba el tambor y los participantes eran poseídos por un poderoso espíritu.

Muerte y legado de Marie Laveau

Hay quien dice que “La Reina del Vudú” murió el 15 de junio de 1881. Marie Laveau murió pacíficamente en su casa de campo en St. Ann Street. Lo que supondría que murió a los 80 años.

El periódico The New Orleans Daily Picayune publicó el siguiente obituario: “Aquellos que alguna vez pasaron por la pintoresca y antigua casa en St. Ann, entre las calles Rampart y Borgoña, con su alta valla de aspecto frágil frente a la cual se ven un árbol o dos, han notado a través de la puerta abierta en los últimos años a una anciana decrépita con el pelo blanco como la nieve y una sonrisa de paz y satisfacción iluminando sus rasgos dorados. Desde hace unos años ha sido echada de menos de su lugar habitual. La anciana débil yacía en su cama con su hija y sus nietos a su alrededor que la atendían”.

Sus restos yacen en la cripta de la familia Glapion en el cementerio número 1 de Saint Louis, Nueva Orleans, los turistas continúan visitando y algunos dibujan marcas X de acuerdo con una tradición de décadas de que, si la gente quería que Laveau les concediera un deseo, tenían que dibujar una X en la tumba, dar la vuelta tres veces, golpear la tumba, gritar el deseo, y si se concedía, tenían que regresar encerrar en un círculo su X y dejar a Marie una ofrenda. A partir de marzo de 2015, ya no hay acceso público al cementerio, se requiere la entrada con un guía turístico debido al vandalismo continuo y la destrucción de tumbas. Este cambio fue realizado por la Arquidiócesis de Nueva Orleans para proteger las tumbas y criptas de hace más de un siglo.

Si nos atenemos a los obituarios que se escribieron sobre ella, por parte The New York Times, The New Orleans Daily Picayune, The Daily States y otras fuentes de noticias la describen como una mujer que acobijaba a las almas desafortunadas y que disponía de gran belleza, intelecto y carisma, que también era piadosa, caritativa, hábil curandera y filántropa.

Aunque algunas referencias a Marie Laveau en la cultura popular se refieren a ella como una “bruja”, también se la ha llamado “sacerdotisa vudú”, pero la realidad es que Marie Laveau siempre será una figura central en la historia de Nueva Orleans.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *