#1666 – El Hombres Más Malvado del Mundo

Primeros años de Aleister

Aleister Crowley nació como Edward Alexander Crowley, fue hijo único en una familia perteneciente al movimiento cristiano puritano de los hermanos de Plymouth, que residía en Warwickshire. Su padre, Edward Crowley, tenía una gran fortuna gracias a su negocio cervecero que le había permitido retirarse antes del nacimiento de Aleister. Su madre, Emily Bertha Bishop, tenía una relación problemática con Aleister, ella no soportaba que su hijo fuera mal portado y un tanto problemático, por esto lo llego a llamar “La Bestia”, un apodo que más tarde él mismo llegaría a celebrar.

El padre de Crowley desde su niñez formó parte de la Sociedad Religiosa de los Amigos, generalmente eran conocidos como cuáqueros (Quakers), una comunidad religiosa disidente de origen cristiano protestante. Pero en su adultez se convertido a los Hermanos Exclusivos, una facción de un grupo fundamentalista cristiano, a la cual Emily se unió al casarse con él. El padre de Crowley era sumamente devoto, pasaba su tiempo viajando como predicador de la secta y leía un capítulo de la Biblia a su esposa e hijo todos los días después del desayuno.

En marzo de 1887 Edward Crowley muere de cáncer de lengua. Este fue un duro golpe para Aleister quien idolatraba a su padre y siempre mantuvo una admiración por él describiéndolo como un predicador carismático y una persona fielmente religiosa, incluso en uno de sus escritos Aleister mencionó que su padre fue su gran héroe y su mejor amigo.

Aleister en su adolescencia asistió a Malvern College y Tonbridge School, escuelas religiosas, las cuales el despreciaba. Se volvió cada vez más escéptico con respecto al cristianismo, señaló inconsistencias en la Biblia a sus maestros y fue en contra de la moral cristiana de su crianza. Para el año 1892, cuando Aleister tenía 16 años, su madre lo envió a vivir con un tutor de los Hermanos en Eastbourne, un sacerdote cristiano. Con él tomó cursos de química y matemáticas en el Eastbourne College. Allí también despertó su interés en el ajedrez, la poesía y el montañismo, y en 1894 escaló Beachy Head y se unió al Scottish Mountaineering Club. Al año siguiente viajó a los Alpes de Berna, escalando el Eiger, Trift, Jungfrau, Mönch y Wetterhorn.

De Alexander a Aleister

“Durante muchos años había odiado que me llamaran Alick, en parte por el sonido y la visión desagradables de la palabra, en parte porque era el nombre con el que me llamaba mi madre. Edward no parecía encajar conmigo y los diminutivos Ted o Ned eran aún menos apropiados. Alexander era demasiado largo. Había leído en algún libro que el nombre más favorable para hacerse famoso era el que consistía en un dáctilo seguido de un espondeo, como al final de un hexámetro: como Jeremy Taylor. Aleister Crowley cumplió estas condiciones y Aleister es la forma gaélica de Alexander. Adoptarlo satisfaría mis ideales románticos.”

– Aleister Crowley, sobre su cambio de nombre.

En 1895 habiendo adoptado por completo el nombre de Aleister en lugar de Edward comenzó un curso de tres años en la Universidad de Cambridge, donde ingresó en Ciencias Morales y Filosofía. Con la aprobación de su tutor personal, pasó a Literatura Inglesa, que entonces no formaba parte del plan de estudios ofrecido. Aleister pasó gran parte de su tiempo en la universidad ocupado en sus pasatiempos, convirtiéndose en presidente del club de ajedrez y practicando el juego durante dos horas al día; consideró brevemente una carrera profesional como jugador de ajedrez.

Crowley también abrazó su amor por la literatura y la poesía, particularmente las obras de Richard Francis Burton y Percy Bysshe Shelley. Muchos de sus poemas aparecieron en publicaciones estudiantiles de la misma universidad. Continuó su montañismo, yendo de vacaciones a los Alpes para escalar todos los años desde 1894 hasta 1898, y en 1899 realizó su primera ascensión sin guía. Estas hazañas lo llevaron a ser reconocido en la comunidad del montañismo alpino.

En Cambridge, Aleister mantuvo una vigorosa vida sexual con mujeres, principalmente con prostitutas y también participó en actividades homosexuales, a pesar de su ilegalidad. En octubre de 1897 conoció a Herbert Charles Pollitt, presidente del Footlights Dramatic Club de la Universidad de Cambridge, con quien tuvo una breve pero importante relación. Se separaron porque Pollitt no compartía el creciente interés de Crowley por el esoterismo occidental, una ruptura de la que Crowley lamentaría durante muchos años.

Aleister en la magia y el ocultismo

En octubre de 1897, una visión febril lo convenció de que todos los esfuerzos humanos son efímeros, con una excepción: la tradición mágica. Se dedicó a los estudios esotéricos y buscó la iniciación de magos genuinos. Ese mismo año Aleister recibió su herencia, que gastó de manera extravagante. Publicó volúmenes de lujo de su propia poesía y dejó Cambridge sin haber obtenido un título.

Como muchos otros escépticos religiosos del siglo XIX, Aleister se interesó por el ocultismo. En 1898 se unió a la Orden Hermética de la Golden Dawn en Londres y se mudó a su propio piso de lujo en Chancery Lane. Pronto invitó a un miembro senior de Golden Dawn, Allan Bennett, a vivir con él para que fuera su tutor mágico personal. Bennett le enseñó a Aleister más sobre la magia ceremonial y el uso ritual de drogas y juntos realizaron los rituales de la Goetia, hasta que Bennett partió hacia el sur de Asia para estudiar budismo.

*Nota del investigador: El término latino Goetia se refiere a la evocación de demonios o espíritus malignos. Se deriva de la palabra griega antigua γοητεία (goēteía) que significa “brujería” o “malabarismo”.

En 1900, Aleister viajó y se instaló en la Ciudad de México. Desarrolló un amor por el país y continuó experimentando con la magia ceremonial, trabajando con las invocaciones enoquianas del ocultista inglés John Dee. También aprovechó para hacer montañismo escalando el Iztaccíhuatl y el Popocatépetl.

En noviembre de 1902 viajó a París donde conoció y formo una amistad con el pintor Gerald Kelly, a través de él se convirtió en un elemento fijo de la escena artística parisina. Uno de los que frecuentaba este medio era W. Somerset Maugham, quien después de conocer brevemente a Aleister lo utilizó como modelo para el personaje de Oliver Haddo en su novela “The Magician” de 1908. Mientras estuvo en Paris Aleister escribió una serie de poemas sobre la obra de un conocido escultor, Auguste Rodin. Estos poemas se publicaron más tarde como “Rodin in Rime”.  En agosto de 1903, Crowley se casó con la hermana de Gerald, Rose Edith Kelly, en un matrimonio de conveniencia para evitar que ella entrara en un matrimonio arreglado; el matrimonio consternó a la familia Kelly y dañó su amistad con Gerald.

La pareja se fue de luna de miel a la India, Ceilán (Sri Lanka) y El Cairo. Aleister se enamoró de Rose y trabajó para demostrar su afecto. Durante su luna de miel, le escribió una serie de poemas de amor, publicados como “Rosa Mundi y otras canciones de amor”.

En febrero de 1904 Crowley y Rose llegaron a El Cairo. Afirmando ser un príncipe y una princesa, alquilaron un apartamento en el que Aleister comenzó a invocar a las antiguas deidades egipcias, mientras estudiaba el misticismo islámico y el árabe. Según el relato posterior de Aleister, Rose deliraba regularmente y le informaba que “ellos lo estaban esperando”. El 18 de marzo explicó que “ellos” era el dios Horus, y el 20 de marzo proclamó que había llegado el Equinoccio de los Dioses. Ella lo llevó a un museo cercano, donde le mostró una estela mortuoria del siglo VII a. C. conocida como la Estela de Ankh-ef-en-Khonsu; Aleister pensó que era importante que el número de la exhibición fuera 666, el Número de la Bestia en la creencia cristiana, y en años posteriores denominó al artefacto la “Estela de la Revelación”.

Thelema

Después de estas experiencias místicas escribió “El libro de la Ley”, un poema en prosa que, según él, le había sido dictado por un ser desencarnado llamado Aiwass. En él formuló su enseñanza más famosa: “Haz tu voluntad será toda la ley”. El sentimiento no era nuevo, el autor francés François Rabelais lo había expresado hace más de 300 años en Gargantua y Pantagruel, pero Aleister lo convirtió en la base de una nueva religión que llamó Thelema, siendo thelēma la palabra griega para “voluntad”. El Libro de la Ley fue aceptado como escritura por el Ordo Templi Orientis (O.T.O.), un grupo místico de origen alemán.

El 28 de julio de 1905, Rose dio a luz a la primera hija de Aleister, una niña llamada Lilith. Ese año Aleister también fundó una editorial a través de la cual publicaría su poesía, nombrándola Sociedad para la Propagación de la Verdad Religiosa en parodia de la Sociedad para la Promoción del Conocimiento Cristiano. Su poesía a menudo recibió fuertes críticas (positivas o negativas), pero nunca se vendió bien. En un intento por ganar más publicidad, otorgó una recompensa de £ 100 por el mejor ensayo sobre su trabajo. El ganador de esto fue J. F. C. Fuller, un oficial del ejército británico e historiador militar, cuyo ensayo, “The Star in the West”, anunció la poesía de Aleister como una de las más grandiosas jamás escritas.

En noviembre de 1907, Aleister fundó su propia orden, A∴A∴, usando iniciales que representaban las palabras latinas para “estrella de plata”.  Esta orden fue sucesora de la Orden Hermética de la Golden Dawn. La sede y el templo del grupo estaban situados en 124 Victoria Street en el centro de Londres. Sus ritos eran muy parecidos a los de la Golden Dawn, pero con una base thelémica adicional. Sus primeros miembros incluyeron al abogado Richard Noel Warren, el artista Austin Osman Spare, Horace Sheridan-Bickers, el autor George Raffalovich, Francis Henry Everard, Joseph Feilding, el ingeniero Herbert Edward Inman, Kenneth Ward y Charles Stansfeld Jones. En marzo de 1909, Crowley comenzó la producción de un periódico semestral titulado The Equinox. Él nombró a este periódico y es ahí donde difundió sus enseñanzas y su asistente durante esos años fue el mismo J. F. C. Fuller.

A principios de 1912, Crowley publicó “El libro de las mentiras”, una obra de misticismo que el biógrafo Lawrence Sutin describió como “su mayor éxito al fusionar sus talentos como poeta, erudito y mago”. El ocultista alemán Theodor Reuss lo acusó más tarde de publicar algunos de los secretos de su propia orden oculta, el Ordo Templi Orientis (O.T.O.), dentro del Libro. Crowley convenció a Reuss de que las similitudes eran una coincidencia y los dos se hicieron amigos. Reuss nombró a Crowley como jefe de la rama británica de la O.T.O.

Para 1913, Crowley estaba viviendo una existencia precaria, dependiendo en gran medida de las donaciones de los miembros de A∴A∴ y los pagos de cuotas hechos a la O.T.O. Durante este tiempo estalló la Primera Guerra Mundial y Alesiter zarpó hacia los Estados Unidos a bordo del RMS Lusitania en octubre de 1914. Al llegar a la ciudad de Nueva York encontró empleo escribiendo propaganda para publicaciones periódicas proalemanas. Esto alienó profundamente a sus compatriotas, quienes no lo perdonaron, incluso después de la guerra.

Abadía de Thelema

En 1918 Crowley tenía ideas de formar una comunidad de thelemitas. El 2 de abril de 1919 cuando la guerra ya habia terminado se trasladó a Cefalú, en la isla italiana de Sicilia, donde convirtió una casa en un santuario que llamó la Abadía de Thelema.

Allí Crowley continuó pintando, escribiendo y seguía practicando actos de magia sexual. De vez en cuando viajaba a Palermo para visitar prostitutas y comprar suministros, incluidas drogas; su adicción a la heroína llegó a dominar su vida y la cocaína comenzó a erosionar su cavidad nasal. No había limpieza y perros y gatos salvajes deambulaban por el edificio, que pronto se volvió insalubre.

Aun así, continuaron llegando nuevos seguidores a la Abadía para que Aleister les enseñara sobre magia y rituales de invocación. Entre ellos estaba la estrella de cine Jane Wolfe, quien llegó en julio de 1920, ella fue iniciada en la A∴A∴ y se convirtió en la secretaria de Aleister. Otro fue Cecil Frederick Russell, otro ocultista de la O.T.O, quien a menudo discutía con Aleister, no le gustaba la magia sexual entre personas del mismo sexo que estaba obligado a realizar y se fue después de un año. Más propicio fue el thelemita australiano Frank Bennett, que también pasó varios meses en la Abadía. En febrero de 1922, Aleister fue a París para un retiro en un intento fallido de dejar su adicción a la heroína.

Durante este tiempo, escribió “El diario de un drogadicto”, que se publicó como novela, pero se dice que se basó en su experiencia personal. La muerte de un joven seguidor en Sicilia, supuestamente después de participar en rituales sacrílegos, dio lugar a que la prensa popular británica denunciara a Aleister como el “Hombre más malvado del mundo” y a su expulsión de Italia en 1923. Habiendo agotado su herencia en viajes y extravagancias, Aleister regresó a Inglaterra a principios de la década de 1930. Su último logro notable fue la publicación de “El libro de Thoth” (1944), en el que interpretó una nueva baraja de tarot, llamada Thoth, que había diseñado en colaboración con la artista Frieda Harris.

Muerte de Aleister Crowley y su legado

El 1 de diciembre de 1947, Aleister muere en Netherwood de bronquitis crónica agravada por pleuresía y degeneración miocárdica, a la edad de 72 años. Su funeral se celebró en un crematorio de Brighton el 5 de diciembre; asistieron alrededor de una docena de personas, y Louis Wilkinson leyó extractos de “La Misa Gnóstica”, “El Libro de la Ley” y “El Himno a Pan”. El funeral generó controversia en la prensa y la prensa sensacionalista lo calificó como una Misa Negra.

Aleister se ha mantenido como una figura influyente, tanto entre los ocultistas como en la cultura popular, particularmente la de Gran Bretaña, pero también de otras partes del mundo. En 2002, una encuesta de la BBC colocó a Aleister en el septuagésimo tercer lugar en una lista de los 100 británicos más grandes. Richard Cavendish ha escrito sobre él diciendo que era “Un talento nativo, inteligencia penetrante y pleno de determinación, Aleister Crowley fue el mago mejor equipado que surgió desde el siglo XVII”. El estudioso del esoterismo Egil Asprem lo describió como “una de las figuras más conocidas del ocultismo moderno” y el ocultista Wouter Hanegraaff afirmó que Crowley era una representación extrema del “lado oscuro del ocultismo”, y agregó que era “el mago ocultista más notorio del siglo XX”.

El filósofo John Moore opinó que Crowley se destacó como un “maestro moderno” del ocultismo. El biógrafo Tobias Churton consideró a Crowley “un pionero de la investigación de la conciencia” y que tenía “un lugar importante en la historia de las respuestas occidentales modernas a las tradiciones espirituales orientales”, mientras que Sutin, escritor inglés, pensó que había hecho “contribuciones claramente originales” al estudio del yoga en Occidente.

Aleister también tuvo una influencia más amplia en la cultura popular británica. Después de su estadía en Cefalú, llamó la atención del público en Gran Bretaña, aparecieron varios “Crowley literarios”; personajes de ficción basados ​​en él. Uno de los primeros fue el personaje del poeta Shelley Arabin en la novela de 1926 “The Dancing Floor”. En la novela “The Devil Rides Out”, del escritor Dennis Wheatley usó a Aleister como una base parcial para el personaje de Damien Morcata, un sacerdote expulsado, calvo y corpulento que se dedica a la magia negra.

La ocultista Dion Fortune utilizó a Crowley como base para los personajes de sus libros “Los secretos del doctor Taverner” de 1926 y “El toro alado” de 1935. Fue incluido como una de las figuras en la portada del famosa álbum de The Beatles “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” de 1967, y su lema de “Haz tu voluntad” estaba inscrito en el vinilo del álbum de Led Zeppelin, “Led Zeppelin III” de 1970. David Bowie hace una referencia fugaz a Crowley en la letra de su canción “Quicksand” de 1971, además, se cree que en el sencillo top #1 de Bowie, “Let’s Dance” de 1983, parafrasea sustancialmente el poema de Crowley de 1923 titulado “Lyric of Love to Leah”. Además, Ozzy Osbourne y su letrista Bob Daisley escribieron una canción titulada “Mr. Crowley” en 1980.

El interés por Crowley ha reflejado oleadas de curiosidad por lo oculto y varios grupos ocultistas se adhieren a su ley de Thelema. Sus libros más legibles sobre ocultismo son: Libro Cuatro de 1912, El libro de las mentiras de 1913 y Magia en teoría y práctica de 1929. Entre los simpatizantes es venerado por sus peculiares dotes, pero otros recuerdan su reputación de paria social debido a su flagrante inconformismo. Sin duda todo un personaje irreverente y asombroso que dejo huella en la historia.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *