#1331 – Winchester Mystery House

Dirígite al link que esta a continuación para ver la película, serie o documental.

https://www.primevideo.com/

Winchester Repeating Arms Company

La Winchester Repeating Arms Company fue un destacado fabricante estadounidense de armas de fuego de repetición, ubicado en New Haven, Connecticut.

Por casi un siglo, 1866 a 1972, los rifles Winchester han sido el arma predilecta para muchos. Los fusiles y carabinas de esta marca fueron empuñados por manos de innumerables indios y vaqueros en las infames batallas del “Viejo Oeste”. Su famosa acción de palanca hacía que se distinguiera de cualquier otra arma para luego convertirse en la favorita de la gente y de personajes históricos como: Buffalo Bill, la francotirador Annie Oakley e incluso del ex presidente de Estados Unidos Teddy Roosevelt.

La marca Winchester estuvo involucrada en todo tipo de conflictos a lo largo el mundo como: La Guerra del Pacifico, Pacificación de la Araucanía (guerra chilena), Conquista del Desierto (guerra argentina), la Revolución mexicana, la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial.

La marca Winchester es actualmente propiedad de Olin Corporation y el nombre es utilizado bajo licencia por dos subsidiarias de Herstal Group: Fabrique Nationale (FN) de Bélgica y Browning Arms Company de Ogden, Utah, Estados Unidos.

Sarah Lockwood Winchester

Oliver Fisher Winchester fue un político y empresario estadounidense, fundador de la Winchester Repeating Arms Company. En 1810 se casó con Hannah Bates, una chica de una familia adinerada, con quien tuvo tres hijos Ann Rebecca Winchester (1835–1864), William Wirt Winchester (1837–1881) y Hannah Jane Winchester (1847-1920).

Cuando Oliver murió en 1880, la empresa quedo en manos de su único hijo varón, William, quien murió de tuberculosis en marzo del año siguiente. La esposa de William, Sarah Lockwood Winchester heredó la gran riqueza de la familia. Su herencia incluyó $20 millones de dólares, alrededor de $ 550 millones en 2021, y el 50% del total de la compañía. Esto la convirtió en una de las mujeres más ricas del mundo en ese momento, pero la mujer no tenía con quien compartir esta riqueza; años atrás había fallecido su hija de tan solo de 6 meses, luego meses más tarde de adquirir la fortuna perdió a su madre y semanas después a su padre.

Esta desdicha atormentaba a Sarah y al no tener a nadie más, ya no se sentía atada a seguir viviendo en Connecticut. Así que en 1886 decidió mudarse a San José, California, donde compró una pequeña granja con una casa de dos pisos.

A pesar de la enorme fortuna la infelicidad de Sarah se hacía presente y se hacía cada vez mayor. La viuda creía que su familia había sido maldecida, un castigo debido a todas las muertes ocasionadas durante las múltiples guerras donde los rifles Winchester tuvieron participación. Con el paso de los años viviendo en su nueva casa en California, Sarah comenzó a sentir que algo o alguien la perseguía, por lo que visitó a diferentes médiums espiritistas. Ahí se enteró de que estaba siendo perseguida por espíritus que murieron a manos de las armas Winchester y como ella vivía de la fortuna de la compañía, la médium le aconsejo que construyera una casa que apaciguara y atrapara a los fantasmas que la seguían.

Construcción de la “Winchester Mystery House

Sarah inmediatamente se recluyó en aquella granja sin terminar de ocho habitaciones, que estaba prácticamente en ruinas, para así centrarse por completo en su gran proyecto sin descanso.

Tachada como excéntrica por sus vecinos, Sarah, una mujer culta que siempre iba de luto y apenas socializaba, se dedicaba únicamente a la construcción de su mansión victoriana que ella misma diseñaba. En ocasiones, Sarah realizaba sesiones de espiritismo en una tétrica torreta de la casa, conocido como “el sombrero de la bruja”. Por las noches se encerraba y creaba los nuevos diseños que al día siguiente le entregaba al capataz de la obra para que siguieran con la construcción, la cual ella quería que no se detuviera durante las 24 horas.

La mansión empezó a construirse predominantemente de secuoya, ya que la Sra. Winchester prefería la madera; sin embargo, no le gustó su aspecto, por lo tanto, exigió que se aplicara pintura y barniz. La casa llego a tener siete pisos y se requirieron aproximadamente 78,000 litros entre pintura y barniz para cubrir toda la casa.

La casa en sí está construida sobre una balsa flotante, un tipo de base terrestre que protege contra el asentamiento y la licuefacción del suelo blando de la actividad sísmica. Se cree que esto fue lo que salvó la construcción de un colapso total debido al terremoto que sacudió San Francisco en 1906. Aunque el terremoto destruyo gran parte de la mansión, cuatro pisos quedaron en pie. En el terremoto Sarah quedó atrapada en una habitación durante varias horas y sintió como si la maldición Winchester la castigara de nuevo. Este suceso afecto profundamente a Sarah, a partir de esto la mujer empezó a temer a los fantasmas y con el tiempo, las ordenes que Sarah daba a los obreros se fueron volviendo cada vez más disparatadas.

Una de las curiosidades dentro de la mansión es que hay habitaciones construidas dentro de otras habitaciones, había puerta de tamaños para adultos y niños, incluso había puertas falsas que no iban a ningún lado. Sarah también tenía una obsesión con el número trece y este se repite en el número de cupulas del invernadero, en los paneles de cristal de cada ventana, en el número de peldaños de las escaleras y la cantidad de brazos de los candelabros que estan colgados en algunas habitaciones.

La extraña mansión era resultado de los diseños que la misma Sarah había aprendido por si sola, ya que estaba suscrita a diferentes publicaciones y revistas dedicadas a la arquitectura por lo que la mansión Winchester habría sido el taller en el que Sarah ponía en práctica todo lo que aprendía. También de la misma manera recibía catálogos de donde encargaba cerraduras, lámparas, grifos, regaderas y las vidrieras de toda la casa marca Tiffany.

La mansión sorprendentemente fue pionera en lo que a tecnología de la época se refiere, y es que además de que la casa contara con 3 ascensores, Sarah era muy ingeniosa con las innovaciones que ponía en su casa y siempre miraba hacia el futuro. Ella creo un intercomunicador que consistía en unas tuberías repartidas por toda la casa y así poder comunicarse entre los diferente cuartos, pasillos y pisos de la casa.

A ella también le gustaba poner por toda la casa símbolos enigmáticos como encriptaciones, que daban señas de una mente tan obsesiva y llena de angustia como creativa y brillante. A pesar de que la mansión sea enorme, hay solo dos espejos en toda la construcción. Esto se debe a que Sarah creía que los fantasmas temían a su propio reflejo.

Toda esta obra arquitectónica le costó a Sarah Winchester 5 millones de dólares, que vendrían a ser unos 71 millones en la actualidad.

La construcción de la mansión duro 38 años que terminó hasta el día de su muerte. El 5 de septiembre de 1922, Sarah murió a la edad de 83 años, de una insuficiencia cardiaca mientras dormía. Su obra arquitectónica le costó a Sarah unos 5 millones de dólares, que vendrían a ser unos 71 millones en la actualidad.

Sarah dejo un testamento dejando su herencia a su sobrina, hija de la hermana de su esposo, Hannah, la nueva heredera quien se quedó con algunas de las propiedades que con los años Sarah había adquirido incluyendo la mansión.

Winchester Mystery House en la actualidad

Muchos acontecimientos extraños han ocurrido a través del tiempo, personas que han intentado habitar la mansión dicen que adentro existe un ambiente escalofriante. Otras más que han visitado la casa o que han ido a hacer investigaciones dicen haber visto que espíritus deambulan por ella, incluyendo el fantasma de Sarah Winchester

Se cree que la mayoría de las habitaciones han sido encontradas, pero en el 2007 se descubrió una nueva recamara ubicada en el ático de la mansión. Esta habitación que era desconocida se cree que fue ahí donde Sarah quedo encerrada durante el terremoto de 1906 y donde hacia la mayoría de sus ritos espiritistas, y por esta razón se cerró para nunca ser encontrada.

Este nuevo descubrimiento podría ser uno de muchos, ya que se cuenta que muchas habitaciones se “sellaban” cuando se creía que se habían atrapado un espíritu dentro.

Por muchos años se prohibía el acceso a la mansión, debido a medidas de seguridad, ya que se necesita obligatoriamente de un guía, ya que en cualquier momento se podría perder el rumbo y extraviarse dentro de la mansión que parece un laberinto sin salida. Se cree que esta fue la razón principal del diseño de Sarah, su propósito era atrapar y confundir a los fantasmas que la perseguían.

La mansión ha formado parte de la cultura pop, muchas novelas, cuentos, series, películas se han inspirado en esta peculiar y espeluznante construcción, una de las más famosas es la película de Disney “La Mansión Embrujada”.

Hoy en día, la casa es propiedad de Winchester Investments LLC, una empresa privada que representa a los descendientes Winchester. La casa conserva toques únicos que reflejan los gustos y diseños originales de Sarah y su preocupación reportada por protegerse de los espíritus malévolos.

En se hizo el primer tour en la Winchester Mystery House. Los visitantes tienen acceso a la mansión después de entender los protocolos para su propia seguridad, así como del cuidado que requiere esta mansión de más de 100 años. Este recorrido lleva a los huéspedes a través de habitaciones nunca abiertas al público y explora las habitaciones que quedaron sin terminar en el momento de la muerte de Sarah, y si ellos lo desean pueden hospedarse para experimentar la casa como nunca.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *